S09-31 04

Atravesando el valle inquietante

Compartir en TWITTER/FACEBOOK/LINKEDIN

Deja tu comentario

Participa en esta ponencia enviádole tu pregunta o comentario a los autores

Añadir comentario

Firmantes

profile avatar
Luis Fernandez SantiagoUniversidade de Vigo

Enfoque

Atravesando el valle inquietante

El desarrollador de videojuegos David Szymansky aventuraba en un tuit de 2020 una preocupación acentuada por las tecnologías de reciente incorporación: “Una de las cosas más aterradoras que he escuchado fue cuando alguien señaló que la existencia del valle inquietante implica que en algún momento hubo una razón evolutiva para tener miedo de algo que parecía humano, pero no lo era”.

El valle inquietante nos acompaña de forma patente desde que Masahiro Mori definió que el progresivo acercamiento de la apariencia de los robots a la humana despertaba nuestra empatía, hasta cruzar un punto en el cual causaba rechazo. Si la mejora en la apariencia continúa, vuelve a despertar nuestra empatía hasta replicar una relación humana.

Gracias a las innovaciones en el área de los Efectos visuales y generación digital de imágenes hemos visto una progresión que ha llevado a la superación de este valle, hasta conseguir planos generados por ordenador indistinguibles de los capturados por medios fílmicos tradicionales. Pongamos por ejemplo Rachael, el androide replicante de Blade Runner (Scott, R. 1982) recreado para el producto Blade Runner 2049 (Villeneuve, D. 2017) recreando los planos de la cinta original para comprobar la imposibilidad de distinguir el modelo sintético de la actriz Sean Young 35 años atrás.

Estos avances, que podríamos considerar orientados a la ficción, han venido acompañados de otras aplicaciones: generación de contenidos publicitarios, documentales y por supuesto de desinformación. Desde las aplicaciones del efecto Kuleshov, encuadres parciales y cualquier tipo de retoque la desinformación ha estado acompañando a la captura de imágenes aprovechando el valor documental de estas.

Analizando la elaboración y recorrido de las tecnologías implicadas nos proponemos trazar el recorrido tecnológico que ha permitido recorrer el valle acercándonos cada vez más a la “réplica” de humanos en productos audiovisuales, revisando no solo los aspectos técnicos si no los anatómicos que se manifestaban en cada mejora como generadores de la “inquietud” definida por Masahiro y revisar el uso de estas aplicaciones en la creación de imágenes en movimiento fuera de productos de ficción o recreación.

Si bien los procesos de deepfake aún despiertan este instinto de reconocer algo que podría ser humano pero que no lo es, todo apunta a que somos incapaces de distinguir imágenes generadas digitalmente de las reales, sobre todo cuando nuestros sesgos están implicados en la necesidad de aceptar un documento como válido.

Actualmente en imágenes estáticas realizadas con cuidado  la posibilidad de detección es insignificante. En las imágenes en movimiento aún puede despertarse esta “protección evolutiva” cuando no han sido realizadas con suficiente información y medios, pero con las condiciones apropiadas la dificultad de identificar lo falso aumenta. No nos queda más que dudar de lo que vemos o buscar estrategias de comprobación.

Quizás, podamos parafrasear a Szymansky e indicar que si en algún momento hubo una razón evolutiva para tener miedo de algo que parecía humano, es este.

Preguntas y comentarios al autor/es

Hay 04 comentarios en esta ponencia

    • profile avatar

      Carmen Máiz Bar

      Comentó el 30/06/2023 a las 21:46:38

      Buenas tardes!
      Interesantísima comunicación, creo que tendremos mucho más en cuenta ese “uncanny valley” a partir de ahora.
      De ahí deriva mi pregunta: me gustaría saber, en tu opinión, ¿cuánto miedo debemos tener, actualmente, de ese “valle inquietante” los no-expertos en las técnicas que analizas en tu vídeo?
      Muchas gracias!

      • profile avatar

        Luis Fernandez Santiago

        Comentó el 12/07/2023 a las 11:46:23

        Pues como opinión, bastante.
        Aunque aún sea posible identificar los videos fake, contando con suficiente presupuesto, técnica y tiempo se consiguen productos impecables.
        Pero el deseo de creer contenidos que confirmen nuestro sesgo crean redes de falacias y la ley de Brandolini junto con el galope de Gish no auguran buenos tiempos para el factchecking

    • profile avatar

      Carmen Porteiro

      Comentó el 30/06/2023 a las 19:42:05

      Hola Luis, me encanta tu ponencia, he entrado atraída por el título y no ha defraudado, pensaba incluso que, con ese chroma detrás ibas a deleitarnos con algún juego visual.
      Ante un panorama tan pesimista como el que pintas, sobre todo con esa conclusión que me recuerda tanto a la sociedad del riesgo de la que hablaba Ulrich Beck, ¿cómo y quién debe proteger al usuario o usuaria en los entornos digitales de estos fakes? Pienso en contenidos informativos más que entretenimiento.
      Un saludo

      • profile avatar

        Luis Fernandez Santiago

        Comentó el 12/07/2023 a las 13:09:36

        Difícil definir, incluso si consideramos a la desinformación como "contaminación" llevamos décadas recibiendo advertencias sobre los perjuicios de esta y lo que hemos conseguido es pajitas de cartón... envueltas en una bolsita de plástico.

        Presumo, sin tener una bola de cristal, que las lineas editoriales de los medios de comunicación pueden darnos un indicio de tendencia y como siempre, tendremos que aplicar nuestros propios filtros y comprobación de fuentes.

        Gracias por el apunte de Ulrich Beck.


Deja tu comentario

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.

Organiza

Colabora